Patético y despechado – Sonata Nº8 de Beethoven (Patética)

Hoy voy a poner una pieza muy especial. Se trata de la Sonata nº8 “Patética” de Beethoven. Fue escrita entre 1798 y 1799, vamos que ha cumplido ya 213 añitos. A pesar de eso sus notas siguen cautivando y seduciendo como el primer día. Beethoven la compuso con 27 años. ¡27! Menos mal que no la compuso en 2012, porque hoy en día ser joven significa tener poca o nula credibilidad ante nuestros iguales viejunos… Véase mis peleas con ciertos maleducados de la tercera edad en el autobús o el trato amable que me ofrecen los trabajadores de ciertas sucursales bancarias, a los que sólo les falta decirme “Escoria inmunda, deja de ensuciar mi local con tu rostro acneico!!!” y cosas por el estilo.

Y te preguntarás “Vale, si Beethoven no tenía problemas de conflicto generacional (Debido tal vez a la escasa calidad de vida de la época), y era un genio de 27 años, ¿Por qué le puso “Patética” a su sonata?”

Como suele pasar: por una mujer. Muchas de las grandes obras de todos los tiempos han sido creadas por puro desamor. ¿Quien sabe si la Venus de Willendorf no es en verdad el despecho de un neolítico, que tallaba en un rincón por el rechazo de su querida “Kramka, la chica recoge bayas”?

Lo cierto es que sus tres movimientos entristecen, es romántica, por supuesto, pero también te deja un poco cara de “dos puntos abro paréntesis” [Para los de la Logse = ":( "].

No obstante da pie a imaginar. Cada movimiento podría ser atribuida a una fase del desamor:

1 er movimiento:

Nos hemos enterado que Sigerico no nos quiere. Esto es peor que si se hubiera muerto nuestro perro. Bueno tal vez he exagerado, pero te sientes mal, eso es seguro. Este es el movimiento de la rabia incontenible, de la decepción, de abrir las ventanas y tirar las cosas que le pertenecen. De pegarte de leches contra las paredes o contra los cojines, que es un también dramático pero menos doloroso. Te quieres enterar de todo, lo persigues: ¿Que hace con esa? ¡Maldita seaaaaaaa, maldita seaaa!!! Esto es de locos, piensas. Estás para que te encierren, pero no pararás hasta saber porque, cómo y cuando, porque no te lo explicas en absoluto. Se intuyen altas dosis de celos… ¡Este allegro es “La Negación” psicológica de la realidad! Una espiral de sospechas y posibles paranoias… ¿Sería esto lo que quería plasmar Beethoven? ¿Os sugiere algo diferente a “Mi amor, ¿POR QUEEEEEE?” ?

La nota final me parece determinante. Ese parar en seco es como un… Mierda, va a ser que es verdad que lo nuestro no va a ser nunca… Y luego vuelta otra vez a la locura, esta vez con punto y final…

2do movimiento:

Este es el movimiento “Chandal-pijama”. No vas a salir de casa. Ni de casa ni de la cama. Nunca jamás. El mundo es una mierda, porque mira lo bien que podría estar yo con mi Sigerico, ay mi Sigerico… Devoraré este chocolate por él. De vez en cuando y haciendo un exceso vas al baño y todo. Pero luego a la cama. A dormir y a darle vueltas a lo mismo… Las noches las pasas mirando al techo… Autocompadeciéndote un poquito. ¡Pero es que te lo mereces por que la vida es muy perra! Parpadeamos MUYYYY lentamente… Ya saldremos de la cama algún día…

3er movimiento:

Hemos vuelto a la vida normal, no paramos. Salimos de casa, hacemos cosas, miles de cosas, con tal de no pensar en… Mierda, hemos vuelto a pensar en ella… Pero no nos permitimos más de tres segundos de descanso. ¡Queremos un cambio en nuestra vida y estamos apuntados al gimnasio, a clases de guitarra, a baile contemporáneo y al club de lectura! Y vamos poco a poco, rehaciéndonos en lo frenético de este rondó, aunque algún recuerdo se cuele en nuestra cabeza… A veces esta pieza me suena un poco a un “¡Que te den, a ti y a tu mal criterio y tus pajas mentales!”; pero ya te digo que es mera subjetividad

=P

Giros

Que curiosa es la vida y por que caminos nos lleva, como cambian los colores de las cosas según el sol de las horas se reflejan en ellas.

A veces qué irónico, otras incomprensible, rabiosos, desdichados y felices cambios. Nuevas noticias y nuevos desafios. Nuevos errores y desatinos. Nuevos odios y nuevos besos. Nuevos amigos y enemigos, aún siendo las mismas personas.

Nuevos retos, día a día, giros argumentales en nuestra historia. ¿Destino? Quién sabe…

 

El amor en los tiempos del cólera (BSO)

“Hay amores”

En 2007 se estrenaba la película “El amor en los tiempos del cólera”, dirigida por Mike Newell y basada en la novela homónima de Gabriel García Márquez. La película pasó con más pena que gloria, y es que, a mi juicio, el guión no está lo suficientemente logrado como para que los personajes llegan a conectar contigo, o simplemente entre sí. Además en la película se pierde todo el realismo mágico de la prosa de García Márquez, que por ejemplo logran trasmitir otras adaptaciones de obras del género, como la película “Como agua para chocolate”, basada en la novela de Laura Esquivel.

La Banda Sonora es sin duda el mayor acierto de la película, compuesta por Antonio Pinto en colaboración de la cantante colombiana Shakira (Amiga de Gabriel García Márquez), que hace un trabajo extraordinario, nada que ver con los bodrios que últimamente lanza al mercado. Nos encontramos ante unas composiciones cargadas de pasión, nostalgia y romanticismo, impregnadas de una intensa sensibilidad. Antonio Pinto, compositor brasileño, obtuvo por la canción “Despedida” una nominación a la mejor canción en los premios Globos de oro, que concede la prensa extranjera acreditada en Hollywood a “Lo mejor en cine y programas de televisión”.

“Despedida” 

El Lago de los Cisnes – Tchaikovski

Fragmento de la película “Billy Elliot” (2000)

Compuesta por encargo de la Ópera de Moscú por Piotr Ilich Tchaikovski (o Chaikovski, ambas versiones del nombre ciertamente impronunciables, 1840 – 1893)  El Lago de los Cisnes (1877) es uno de los ballet más populares y bellos de todos los tiempos.  Su autor no había escrito un ballet antes y únicamente lo hizo porque necesitaba el dinero, como le relató a su amigo el compositor Rimsky-Korsakov en alguna carta. Como muchas de las obras que voy poniendo por aquí al principio no tuvo mucho éxito, lo que hizo que Tchaikovski no se animase a escribir un nuevo ballet hasta 1890,  cuando compuso “La bella durmiente”, y, posteriormente, en 1892, “El cascanueces”. Paradójicamente, a pesar de su extensa obra, el compositor sigue siendo recordado casi exclusivamente por componer estos célebres ballets.

El Lago de los Cines no sería aclamada por la crítica hasta 1895, ya fallecido Tchaikovski, tras ser rediseñadas todas sus coreografías por Marius Petipa y Lev Ivanov (responsables también de los bailes de El Cascanueces). Desde entonces numerosos coreógrafos han rediseñado la danza y escenografía de la obra, adaptándola para niños e incluso para su realización únicamente con hombres.

La historia del Lago de los Cisnes 

Aunque el resumen que le hacela Sra. Wilkinson a su alumno Billy Elliot es bastante acertado, profundizaré un poco más en su argumento.

El lago de los cisnes comienza cuando el príncipe Sigfrido cumple 21 años. En mitad de la celebración irrumpe su madre, la Reina, señalándole que ya tiene edad de casarse. Sigfrido se niega a hacerlo, pero finalmente cede a la voluntad de su madre, que le obliga a asistir al baile que se celebrará en palacio la noche siguiente, donde habrá de escoger una esposa entre las damas del reino. Una vez se ha ido la Reina, el Bufón de la Corte intenta animar al príncipe instándole a que vaya a cazar cisnes al bosque.

El príncipe corre tras los cisnes a través del bosque hasta un lago y allí algo le hace detenerse. Sigfrido se esconde entre la maleza, desde donde observa como aparece de la nada una hermosa mujer, mitad cisne, mitad humana, vestida con plumas blancas, portando la corona de Reina de los Cisnes.

El príncipe se enamora de ella y sale de su escondite, presentándose frente a la mujer.  Ella intenta huir de él al verle portar armas, pero cae al suelo. Sigfrido le ayuda a levantarse y promete no herirla y protegerla para siempre.  La joven, impresionada ante sus palabras se presenta como Odette, y le cuenta la historia de un encantamiento: El lago junto al cual se encuentran está formado por las lágrimas que lloró su madre al saber que su hija había sido convertida en cisne por el hechicero malvado Von Rotbart. Así durante el día Odette es un cisne, pero entre la medianoche y el amanecer adquiere forma humana. El embrujo solo se romperá cuando un hombre la despose, jurándole fidelidad y amor eterno. Sigfrido apoya las manos en su corazón y le dice que la ama, que se casará con ella y que nunca amará a otra. Después parte en busca del hechicero, que se aparece en la orilla del lago, reclamando a Odette mediante señas y amenazando a Sigfrido.La Reina Cisne suplica al mago que tenga piedad del príncipe y no le haga daño. Antes de huir, Sigfrido le dice que ha de asistir al baile para poder desposarla, pero Odette le responde que no puede hacerlo, ya que Von Rotbart podría descubrirla y terminar con su amor.

Al día siguiente da comienzo el baile. Sigfrido conoce a varias jóvenes y baila con ellas, pero ninguna es de su interés, ya que sólo puede pensar en Odette. De repente anuncian la llegada de una extraña pareja: Un distinguido caballero, acompañado por su hija Odille, una joven de extraordinaria belleza y viva imagen de La Reina de los Cisnes, vestida completamente de negro. Sigfrido baila con ella.

Odette observa la escena en la distancia y hace señas al príncipe de que se trata de una trampa, una ilusión creada por Von Rotbart para hacerle romper su promesa de fidelidad. Sigfrido no la ve y termina pidiendo la mano de Odille. El mago acepta dar la mano de su fingida hija  y se escucha un gran estruendo. Los invitados huyen y el hechicero se descubre. Odette, en la lejanía, cae al suelo, derrotada. Consciente de su error Sigfrido corre a buscarla, pero, a pesar de que implora el perdón de Odette, ya es tarde para deshacer el maleficio. Los enamorados luchan contra el brujo, pero pronto se dan cuenta de que sólo hay una forma de acabar con Von Rotbart: sacrificándose por su amor. Así se arrojan al lago, venciendo al mago, pero perdiendo la vida. Los otros cisnes, víctimas también del embrujo, recuperan su forma humana. Finalmente aparecen bailando en el lago los espíritus de los amantes. Todo un drama.

El final de la obra, en un espectacular montaje del American Ballet Theater

Del escenario a Billy Elliot

El lago de los cisnes ha aparecido en numerosos largometrajes. La última en el Thriller de Darren Aronofsky “Black Swan” (El cisne negro), donde la obra es esencial para el desarrollo de la trama. También hace aparición en una de las películas más brillantes de los últimos veinte años: Billy Elliot, como parte de su emotivo final.

Final de Billy Elliot (No creo que quede mucha gente sin haberla visto, sino advertir el altísimo riesgo de SPAM =))

Vangelis – La electrónica conquista el paraíso

Evángelos Odiseas Papathanassiou, conocido como Vangelis (1943) es un compositor griego de música electrónica que comenzó a trabajar para Hollywood en 1981, cuando Hugh Hudson, director de “Carros de Fuego” le contrató para darle música a su película. Su trabajo le hizo merecedor de un Oscar de la Academia en 1982, imponiendose sobre John Williams y la banda sonora de “En busca del arca perdida“. Ahí es nada.

Chariots of Fire – Vangelis

Al año siguiente, en 1982, compondría la banda sonora de Blade Runner, (Una de mis BSO preferidas, todo hay que decirlo). Su partitura presenta una fusión entre la música electrónica, el jazz, el blues y música étnica, mezcla que combina perfectamente con la riqueza visual del film. Y es que Vangelis compone sus obras sobre la marcha, improvisando en su teclado mientras observa la película que le dan los directores para trabajar. Elegir sólo un tema músical de Blade Runner es complicado, así que os dejo tres (Sí, tres, el espacio del blog me sale gratis), aunque el album, editado en 1994 y reeditado unas cuantas veces desde entonces, no tiene desperdicio.

End Theme, de Blade Runner – Vangelis.

Blade Runner Blues, de Blade Runner – Vangelis

Love Theme, de Blade Runner – Vangelis

Posteriormente compondría la banda sonora de “Antarctica”, en 1983, una película japonesa de la que en 2006 los americanos estrenaron su remake: “Bajo cero”. (La película de la odisea de los huskies abandonados por los científicos de una estación en el polo norte en mitad de una tormenta y su lucha por la supervivencia hasta que los rescatan). Más tarde, en 1992, compondría la banda sonora de “1492, la conquista del paraíso”, consolidando su relación profesional con Ridley Scott, también director de Blade Runner.

1492: La conquista del paraiso – Vangelis

En 2005 compone la banda sonora de la película de Oliver Stone “Alejandro Magno”. Atraído por la temática de la película, que narra la historia antigua de Grecia, Vangelis creó una obra más extensa que la que aparece en la película junto con la violinista Vanessa Mae (De la que hablaré otro día) y una orquesta filarmónica, que sería editada en un cd que tengo pendiente adquirir.

Roxanne’s Veil de Alejandro Magno – Vangelis y Vanessa Mae

Michael Nyman – Pianista de cine

Michael Nyman (1944) es uno de los compositores más importantes de nuestro tiempo. Sus trabajos más conocidos son los realizados para las bandas sonoras de películas como “El Piano” (1993) o “Gattaca” (1997), aunque ha escrito varios conciertos, incluso música de cámara. De vez en cuando hace gira y viene a España, el año pasado creo recordar que estuvo en Alicante, en la CAM, pero debido a circunstancias adversas me quedé con las ganas de verle tocar. Te dejo dos de sus preciosas composiciones para que las disfrutes.

The Heart Ask Pleasure First de El Piano (1993)

The Departure & Endings de Gattaca (1997)